GRAN FEUDO ROSADO SE VISTE DE VERANO 18 JUL. 2016

Es el vino estrella para los amantes de los rosados y para quienes desean disfrutar de un vino joven, fresco y afrutado. Este año y de cara a la temporada estival muestra lo que de verdad importa: su carácter divertido y su intenso color rosado.

Cintruénigo, julio 2016. Gran Feudo Rosado marcó un hito en el mundo de los rosados afrutados cuando nació en 1981. Desde entonces, y año tras año, es líder en ventas porque los amantes del rosado lo eligen por su color, aroma y paladar. Además este verano de 2016 refresca su etiqueta y cápsula con flores rosas y blancas, y se viste para el verano.

Elaborado con uva de la variedad garnacha, Gran Feudo Rosado muestra en la copa un color fresa, vivo, brillante que en la nariz se traslada a aromas intensos y complejos en los que predomina el de la fresa. En boca resulta fresco con una acidez equilibrada, dejando un final largo y con retrogusto afrutado (PVP: 4,5€).

El Gran Feudo Rosado es un vino ideal para la temporada estival y los alimentos de temporada, verduras y ensaladas, con tomate o de ahumados, pero también con un arroz, pasta, pescados al horno o en zarzuela, mariscos, entrantes, huevos y carnes blancas. Además es perfecto para picoteos de verano o chatear mientras se va de tapas.

Para disfrutarlo en estos periodos de altas temperaturas nuestro equipo enológico aconseja servirlo entre los 6 y 10ºC.

La marca Gran Feudo Rosado supuso la dignificación del vino rosado y es que a partir de 1981, fecha de su lanzamiento, el rosado comenzó a ser valorado en las guías y cartas de vinos de los más prestigiosos restaurantes. Juan María Arzak, Nuria Espert, Antonio Mingote, Miguel de la Cuadra y la bailarina Tamara Rojo, entre otros, contribuyeron con su imagen al posicionamiento de este vino que ya lleva más de 30 añadas en el mercado.

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar su experiencia y nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.